Paz Interior

Si ustedes no se realizan una serie de preguntas ante cualquier cosa en la vida, no saben lo que es vivir con una mente acelerada.

Por ejemplo: Voy por la calle caminando y veo a una persona caminando en dirección contraria y por mi lado derecho, sin la intención de moverse. En ese momento me vienen, entre otras, ideas a la mente:

  • ¿Porqué no se mueve hacia el lado izquierdo?
  • ¿Será que no conduce un auto?
  • ¿No conocerá las reglas de tránsito en general de este lado del mundo?
  • Tal vez sí las conoce, pero al parece viene buscando algo porque voltea hacia su izquierda (mi derecha) y no se ha dado cuenta de que vamos a chocar. Tal vez no está acostumbrado a caminar en la calle.
  • Parece que desayunó en el SB por su café y bolsa de comida.

Por supuesto que todo esto sucede en una fracción de segundo, entre el momento en que estoy desplegando mi siguiente paso y planeo si el siguiente será para continuar de frente o cambiar hacia la izquierda para evitar a la persona.

¿Porqué el cerebro es así? No tengo idea. A veces es divertido, otras veces no me deja concentrarme, otras veces me hace reír.


Ahora, consideren que eso sucede siempre, a todo momento y lugar, aún cuando me acuesto para dormir –y por lo tanto tardo 30-40 minutos en dormir– o apenas empiezo a revivir por la mañana.

Así que la paz interior es un tesoro elusivo en mi día a día. Generalmente la obtengo leyendo la Biblia, estudiando algo al respecto, viendo alguna película o haciendo algo relacionado con la bici: mecánica, lavado, rodando.

Recuerdo que una vez me dijeron: arruinas los chistes porque siempre piensas mucho, en ese mismo momento pensé: ¿es malo pensar mucho? Supongo no entendí el punto del comentario 🤷‍♂️

Por eso mismo una parte de mi es ermitaña, de esas que les gusta la soledad, el silencio, lo simple y hasta cierto punto un grado de rutina que me limite en estar pensando diversas cosas. También es una forma de mantener a raya mi 10% de TOC porque hasta los cubiertos llego a alinear antes de comer, o el teclado respecto al borde del escritorio, la distancia de la taza respecto al teclado, la base del teclado y el resto de elementos a su al rededor. Y no quieren que les platique del día que saqué una hoja de papel para comprobar un elemento de una página web que estaba desalineado por 1 pixel.

Así que, en estos lugares es donde la belleza de la naturaleza me deja simplemente con pocas preguntas, pocas que no puedo responder y eso me deja en paz.

¿Cómo puede ser tan hermosa la naturaleza? ¿Qué tanto más bella era en el Edén? ¿Qué tanto más será en la nueva Jerusalén?

Mientras llega el día en que mis preguntas sean contestadas, seguiré disfrutando de mi paz interior.

Deja un comentario